Me veo en el paro

Wednesday, 14 July 2010 00:00
dianificus: (Default)
Hay días que el mundo te machaca, sin que pase nada en especial. Hay una gota que colma el vaso y se viene todo abajo, por una tontería en el trabajo, un pequeño disgusto, un contratiempo. Sin grandes tragedias, simplemente se pasa de la raya.
Hoy me han dicho que mi jefe jefazo ha dimitido. Parece que mi empresucha se va a la mierda. El proyecto estrella se estrella, el cliente no nos paga, no sé si cobraremos la nómina más allá de agosto... He decidido varias cosas:
1 - Voy a empezar a jugar a la primitiva todas las semanas.
2 - Bueno, si la empresa revienta tendré tiempo para acabar mis eternas prácticas del master como Dios manda.
3 - Tengo que hacer más vida fuera del curro.
¿Y qué voy a hacer si no veo más a mis compañeros de equipillo? Los voy a echar de menos. En realidad estoy pensando en uno de ellos en concreto. De pronto mi vida me parece más gris. 
Hoy estaba comiendo con los compañeros en el comedor del cliente y me preguntaba cuántos días de comer ahí me quedaban. Una cosa buena de mi curro, o mala, según se mire, es que no hay muchas probabilidades de caer en la rutina de tirarse años en un mismo sitio. Años enteros siguiendo el mismo camino todos los días para ir y volver a la ofi, comiendo en el mismo sitio, viendo a diario casi a la misma gente. Eso es de las pocas cosas que me parecen bien. La pega es que si le coges cariño a la gente luego da pena cuando no les ves más. Puedes mantener el contacto, pero ya no convives con ellos, no les ves todos los días. Ya no es lo mismo. No hay que encariñarse mucho.
Hoy me siento melancólica, soñadora, frágil. Me gustaría desaparecer en mi mundo friki de fantasía y no volver más por aquí. A la porra el mundo.
También ayuda que este fin de semana he visto una vez más Matrix y Serenity, a horas intempestivas, sola en mi casa. Lo que me faltaba, alimentar mi vena evasiva.
dianificus: (Default)
España acaba de ganar el mundial de fútbol. Todo el mundo está gritando, tirando petardos, tocando las trompetitas esas infernales... Se me vienen varias cosas a la cabeza:

1 - ¿Por qué me pongo contenta? Si el fútbol me da lo mismo, no soy capaz de ver un partido entero, me caen gordos los galácticos, me cansa tanto fanatismo absurdo... Pero me pongo contenta igual. Es que tanta emoción se acaba pegando, supongo.

2 - Están todos locos.

3 - Ya podía dedicar la gente esas energías y esa emoción a algo importante de verdad. Imaginaba esta misma explosión de alegría porque se aprueba una ley para donar el 0,7% a los países pobres, o porque se descubre la cura del cáncer, o yo qué sé. Impensable. La gente sólo se pone así por cosas como el fútbol.

4 - Me jode estar sola en este momento. La gente se vuelve loca de alegría por todos los lados y yo no tengo a nadie a mano para reírnos y abrazarnos. Mierda.

Bueno, ya está. Mañana a currar como si nada. Ya podían enrollarse y declarar jornada de celebración nacional y mañana no se curra. Tan locos no están.

Profile

dianificus: (Default)
dianificus

January 2015

S M T W T F S
    123
45678910
11 121314151617
18192021222324
25262728293031

Most Popular Tags

Style Credit

Expand Cut Tags

No cut tags
Page generated Tuesday, 23 May 2017 22:35
Powered by Dreamwidth Studios